En verano tus derechos no se van de vacaciones. Guía para reclamar en verano.

34.000,00 euros de indemnizacion para un afectado de AIFOS del Rincón de la Victoria.
27 Julio, 2017
El Tribunal Supremo inadmite 9 de cada 10 recursos de casación de la banca en asuntos relacionados con promociones inacabadas.
14 Agosto, 2017
Mostrar todo

En verano tus derechos no se van de vacaciones. Guía para reclamar en verano.

En verano se multiplican las situaciones en las que es necesario saber dónde y cómo reclamar, en especial en actividades relacionadas con el ocio, con las rebajas, con los viajes…

Las vacaciones son tiempo para disfrutar. Este breve artículo puede ayudarte a reconocer situaciones de abuso que debes saber cómo corregir.

1) Eventos veraniegos: Probablemente vayas a conciertos, verbenas… Sin embargo no siempre te encontrarás con experiencias satisfactorias. Si vas a un concierto y resulta que no tiene la calidad de sonido esperada, hacen playback donde prometieron directo, dura menos que los conciertos “normales” (lo “normal” suele ser hora y media) puedes pedir la devolución del dinero. La organización debe poner a su disposición una hoja de reclamaciones, como primer paso. Si no la tienen puede usted llamar a la policía local y poner los hechos en su conocimiento.

Guarde la entrada, vídeos, fotos, testimonios, que puedan ayudarle para después. Si además del espectáculo estaba incluido algún tipo de prestación (regalo, camiseta,…) puede igualmente exigirlo.

Si no responden en el plazo previsto serán sancionados por los organismos de consumo. (Esto no repercutirá en usted, pero suele ser una medida de presión).

2) Rebajas: Que estemos en rebajas no supone que se reduzcan un ápice sus derechos. Simplemente debe de ser un periodo, que debe figurar debidamente anunciado por el local, en el que los precios son más bajos. No debe haber reducción de calidad, no restricciones en las devoluciones o cambios, y debe de suponer una reducción real de precios.

No pueden cambiar las condiciones normales de la tienda fuera de ese periodo, y cualquier restricción es nula. Al igual que lo anterior, si considera que sus derechos están afectados, solicite una hoja de reclamaciones y rellénela. Una copia para usted siempre, con el sello y firma de la tienda.

 

3) Viajes: Los derechos de los viajeros están regulados por normativa internacional y especialmente por la normativa comunitaria. Los prestadores de servicios de transporte (aviones, trenes, autobuses…) deben tener a su disposición una “carta de derechos”, donde figurará el modo de reclamar por retrasos, pérdidas de conexiones, cancelaciones, overbooking…

Recomendamos a los viajeros de avión descarguen una aplicación muy útil llamada “Passenger rights” disponible en todas las plataformas y desarrollada por la Comisión Europea (UE). Le dará información de sus derechos mínimos establecidos a nivel UE.

 

4) Hostelería: Como el resto de los distintos servicios para el usuario, en hostelería nada debe cambiar por estar en verano (ni precios, ni calidad, ni limpieza…) . Los precios de comidas y bebidas deben estar en la carta y siempre incluir los impuestos. Desconfíe de lo “fuera de carta” y pregunte por su precio antes de pedirlo. Si el precio depende del peso de la carne o del pescado, no dude en exigir se le muestre el peso exacto.

Guarde el ticket, pida factura de lo consumido, y fotografías que puedan servir de prueba.

 

Reclamar en ocasiones le supondrá emplear su tiempo, pero piense en que su reclamación le servirá a usted y al resto de los usuarios. Estadísticamente se sabe que sólo el 10 o 20% de los afectados por un fraude llega a reclamar, y de ello se aprovechan.

Luego, si la reclamación no funciona, contacte con un abogado experto en consumo. Así podrá analizar lo que falló y qué compensación le corresponde.