El fin de la letra pequeña de los seguros.
14 Agosto, 2017
Si el amor no superó la prueba del verano… (I) Parejas sin hijos.
29 Agosto, 2017
Mostrar todo

Soy administrador de una S.L. ¿Y ahora qué?

26 de Agosto de 2017

Estas son las primeras líneas de un nuevo manual de divulgación para no juristas o juristas no especializados en asuntos mercantiles. Muchas S.L. tienen administradores que no conocen sus obligciones y consecuencias de su puesto. Esta obra va dedicada a ellos. Se espera para primera quincena de Octubre.

Si movido/a por su espíritu “emprendedor/a”, decide iniciar una aventura empresarial, sólo/a o en compañía de otros/as, con forma de sociedad limitada.

 

Si una amistad  o familiar le pide que “se ponga” como administrador, de una sociedad limitada, porque en ese momento no le resulta conveniente a él/ella.

 

Si su pareja le pide que sea el administrador de una sociedad en la que no puede figurar por razones variadas.

 

Si de vez en cuando te llaman para ir a firmar “unos papeles” a una notaría o gestoría sobre una sociedad de la que no tienes parte.

 

Si los socios con los que va a empezar su aventura planean seguir provisionalmente con sus trabajos “estables” mientras la sociedad empieza a funcionar y deciden que usted sea, entretanto,  la persona “responsable” de la empresa…

 

Si alguien le recomendó que pasara de “autónomo” a “sociedad” porque iba a pagar menos impuestos, pero nadie se entretuvo en explicarle sus obligaciones y responsabilidades.

 

No. No va a encontrar aquí un libro de instrucciones, ni un libro de consejos mágicos para la buena marcha de su sociedad.

 

Sí va a encontrar sin embargo una herramienta, que espero le resulte útil, para comprender aquello en lo que se ha metido o se plantea meter, para que, haga lo que haga, sea con conocimiento de causa.

 

Usted decide.

 

Avanzamos que la lista de tareas es inmensa, apabullante, y las responsabilidades alcanzan a todos los ámbitos. No tratamos de alarmar, pero son tantos los casos que nos llegan al despacho de personas que no recordaban ser administradores de sociedades, que descubren que lo son cuando les llegan reclamaciones de deudas antiguas, embargos de hacienda, de la seguridad social… que consideramos que hacía falta clarificar este asunto.

 

En cualquier caso, ¡ suerte ¡