Descarga Modelo actualizado para reclamar al banco que eliminen el suelo de la hipoteca
9 junio, 2015
Consumidor malagueño y cláusula suelo… ¿resignarse o pelear?
23 junio, 2015

17.6.2015

Cuando la Sra. Smith (nombre simulado) entregó en el año 2003 a una promotora la muy respetable suma de 100.000,00 euros como pago a cuenta de una vivienda que en el 2005 le prometían entregar, no podía imaginar el calvario que iba a iniciarse y que ahora, 13 años después puede llegar a su fin.

Y es que la vivienda, un apartamento de una urbanización de Marbella, resultó haber sido construída sobre un terreno donde sólo podían ir viviendas unifamiliares, no bloques de pisos, y por tanto era «ilegal».

Los ahorros de toda una vida se escurrían por un desagüe cuando ni la promotora ni el banco que la avalaba se avinieron a devolver el dinero. 

Más sorprendente fué la primera reacción de la Justicia, pues no conforme con no devolver lo cobrado por la vivienda ilegal, el promotor demandó a la Sra. Smith para obligarla a quedarse con ella, y, en primera instancia, ganó. (Así funcionaban las cosas en algunos juzgados hace años). 

Pero los abogados (al menos los de este despacho) no se rinden fácilmente.

Han hecho falta 13 años y un recurso de decenas de páginas plagadas de argumentos para convencer a la Audiencia Provincial de Málaga de lo insólito del caso, para que, finalmente se haya dictado una sentencia que vuelve las cosas a su sitio normal. La vivienda ilegal al promotor, y el dinero a su legítima propietaria.

La Audiencia Provincial recuerda que desde hace años viene corrigiendo estas anómalas situaciones que se daban en algunos Juzgados. Algunos asuntos llegaron incluso al Tribunal Supremo, recordando que desde hace casi 50 años, la Ley 57/1968, en sus 6 artículos hoy vigentes, es muy muy clara respecto a la devolución de lo pagado por una vivienda sobre plano si no se consigue la licencia de primera ocupación.

Pese a que la promotora está en concurso de acreedores, presumiblemente insolvente, la Audiencia Provincial ordena al banco avalista restituya las cantidades percibidas en unión de sus intereses legales.

13 años dan para corregir situaciones injustas. Pena que hayan tardado tanto en dar la razón a la lógica (que no es fuente de derecho). El tiempo transcurrido lócico tampoco es.

Más abajo puedes descargar la sentencia (opción descargar archivos adjuntos).

TE LLAMAMOS GRATIS!

A %d blogueros les gusta esto: