El euribor bate un récord a la baja. ¿Y tu hipoteca?
5 mayo, 2015
Palo a los bancos. El Supremo fija doctrina contra cláusulas abusivas que establece intereses de demora en los préstamos bancarios
14 mayo, 2015

12.5.2015

Cuando el banco se disfraza de “tierno”, como el animalito de la foto, a veces es difícil no darse cuenta de que detrás puede seguir estando “el lobo” que, sin explicártelo, introdujo en la escritura de tu hipoteca un límite al descenso del tipo de interés (cláusula suelo).

Esto está ocurriendo a numerosos clientes a los que, sólo después de haber reclamado, e incluso demandado en el Juzgado, las entidades financieras llaman para “quitarle el suelo”. Más aún si cabe, después de la sentencia de 25 de Marzo de 2015 del Tribunal Supremo.

A esta cita muchos acuden sin abogado, confiando en que “su banco de siempre” no les va a volver a engañar de nuevo, y se encuentran con una oferta que difícilmente le muestran por escrito antes. 

Ya se sabe que el que no muestra una oferta antes de firmarla suele ocurrir esté ocultando algo, y esta no es la excepción.

Son ya muchas las entidades que ofrecen, a quien reclama:

1) Eliminación temporal de la cláusula suelo.

2) Reducción del límite inferior.

3) Una combinación de las dos anteriores (eliminación temporal o reducción temporal).

Nada se dice acerca de lo cobrado indebidamente de más. 

Hoy, sin ir más lejos, nos llama un cliente al que su banco le ha llamado para eso, para “quitarle el suelo”. Afortunadamente el cliente, desconfiado, acudió antes a nosotros donde le explicamos su derecho a ser informado por escrito con antelación a la firma. 

Pese a que el objeto de la reunión era “quitarle” el suelo, tal oferta en realidad consistía en una reducción temporal del suelo para una posterior inaplicación, en un escrito donde además exaltaban las bondades de la cláusula suelo para su hipoteca. Verbalmente le habían “informado” de que nada tenía que ver con su juicio pendiente, que no afectaba.

La realidad era bien distinta. Al final del escrito se insertaba una cláusula por la que el cliente renunciaba a cualquier reclamación por razón de la previa existencia de la “cláusula suelo”.

Por supuesto, de devolver lo cobrado… nada de nada.

De nuevo “el lobo” tras el “lindo conejito”.

Al analizar la oferta con el cliente, la indignación con su banco sin duda aumentó.

Sin duda, eso sí, era la primera vez que el banco le había explicado su cláusula suelo. 

Acude a tu abogado antes de firmar cualquier documento. Puede comprometer tu reclamación.

Si todavía no tienes quien te represente en una negociación o reclamación con tu banco, ponte en contacto con  nosotros. Podemos ayudarte.

 

Ley57 Abogados

Marbella-Alhaurín el Grande

ley57abogados@gmail.com

Tlf. 951775253

TE LLAMAMOS GRATIS!

A %d blogueros les gusta esto: