SE PRESENTA LA OBRA DEL ABOGADO CARLOS COMITRE SOBRE LA LEY 57/1968
11 septiembre, 2009

«Se han puesto en peligro los ahorros de miles de familias, y en especial los de quienes no tienen avales», denuncia

En una época en la que los procesos concursales y las quiebras merodean por el sector inmobiliario, el dinero depositado por miles de familias para comprar una vivienda corre serio peligro. Así lo asegura el letrado Carlos Cómitre, que hoy presenta en el Colegio de Abogados (19 horas) su libro ‘La ejecución de avales de la Ley 57/1968’.
¿De dónde nace el libro?
De la problemática con la que se encuentran muchas personas que compran una vivienda sobre plano, van pagando por adelantado y luego se encuentran con que, bien la promotora ha quebrado o, por otras circunstancias, ésta no se entrega y la constructora se niega a devolverles el dinero.
Entonces es cuando hay que recurrir al aval
Efectivamente, pero no todas las promotoras lo contratan. Además, una cosa es tener un aval y otra bien distinta lo que dice. Por poner un ejemplo, la mayoría tienen fecha de caducidad cuando la ley dice que debe estar vigente hasta la concesión de la licencia de primera ocupación.
Vamos, que se incumple la ley.
Por supuesto, pero el problema es que sólo se sanciona con una penalización administrativa. Sólo cuando un contrato de compra-venta sea nulo de no acreditarse la línea de avales, esta lamentable situación no cambiará.
Plazo de entrega
¿Se dan otros abusos?
De todo tipo, desde que el comprador tenga que pagar las plusvalías hasta obligarle a escriturar sólo con el certificado final de obra, establecer un plazo de entrega indeterminado o construir menos metros de los previstos.
El incumplimiento de los plazos de entrega se ha convertido en una práctica generalizada.
¿Por qué tienen que estar los retrasos a la orden del día? Expirado el plazo contractual la promotora está obligada a devolver el dinero, pero durante estos años se ha estado consintiendo. Además, las resoluciones judiciales son muy laxas al respecto, ya que en muchos casos un retraso de seis u ocho meses no se considera causa de resolución.
¿Han faltado medidas de control durante el ‘boom’ inmobiliario?
Si ha sido así es porque de ello ha vivido mucha gente. Solo así se explica que se otorgaran licencias y financiación a promotoras quebradas, con un capital de apenas tres mil euros. Si de entrada no se es solvente se está jungando con el dinero de los compradores.
Hablando de quiebras, cada vez se están dando más casos.
A esas promotoras les preguntaría dónde está el dinero que han ganado a espuertas durante estos años. Se han sobreendeudado sin reservas y el sistema les apoyó poniendo en peligro los ahorros de miles de familias y, en especial, los de aquellos que no tienen avales.
Muchos dan la batalla por perdida. ¿Es como luchar contra Goliat?
Hoy en día el comprador debe ser fuerte porque tiene muchos derechos que le amparan. El problema es la inseguridad jurídica que existe en España, ya que la disparidad de criterios es asombrosa, además de lo mucho que se alargan los procesos.
TE LLAMAMOS GRATIS!

A %d blogueros les gusta esto: