Ejecución hipotecaria. Un sistema mejorable y a mejorar.
28 julio, 2014
¡Rompe el suelo de tu hipoteca ahora!
18 agosto, 2014

2 de Agosto 2014

Tras cinco años de concurso y decenas de ejecuciones hipotecarias, el conjunto de la banca tiene todavía comprometido en AIFOS aproximadamente 600 millones de euros, que podría perder total o parcialmente de aprobarse el convenio que la empresa pretende o si la empresa va finalmente a liquidación.

Los datos que se desprenden de los textos definitivos, y de las modificaciones provisionales tramitadas hasta la fecha por la administración concursal, harían ascender a 595 millones de euros los créditos pendientes de pago a la banca de los cuales el 19% (aprox. 112 millones de euros) sería ordinario, el 11% Subordinado (aprox. 64 millones) y el resto privilegiado especial (pendiente de ejecución hipotecaria, que podría incrementar el volumen de crédito ordinario).

Los acreedores particulares (compradores de viviendas y proveedores) estiman que de ir a liquidación se perderían el 100% de los créditos ordinarios y subordinados, pérdida que arrastraría del mismo modo, e irremediablemente, a los bancos que mantengan créditos ordinarios o subordinados.

En la mejor expectativa de la empresa (de aprobarse el convenio) perderían el 50% y tendrían que esperar al menos 9 años para recibir un primer pago. (puede accederse a tal propuesta en https://www.administradorconcursalaifos.com/docs/Propuesta_convenio.pdf).

Sin embargo, la administración concursal realiza numerosas salvedades a la propuesta de convenio de la empresa, que estaría plagado de “incertidumbres” y “condicionantes”. (puede accederse a tal escrito en https://www.administradorconcursalaifos.com/docs/escrito_eva.pdf) a lo que habría de añadirse la pérdida de confianza y el radical enfrentamiento con la banca acreedora por parte de los propietarios actuales de AIFOS.

Por todo ello, el colectivo de compradores de viviendas y proveedores entienden que existe una alternativa que daría a los acreedores esperanzas de recuperar su dinero, dado que , además, habiendo sido requerida la empresa para que aportara el Juzgado el listado de compradores de viviendas especialmente bonificados en su propuesta (si es que existe alguno), todavía no la ha aportado.

La “pelota” está en manos de la banca, que tiene que decidir si afronta pérdidas millonarias o si se une a los acreedores minoritarios en la gestión de una nueva AIFOS a resurgir tras la Junta de Acreedores, con una nueva composición accionarial y un nuevo gobierno.

 

 

TE LLAMAMOS GRATIS!

A %d blogueros les gusta esto: