Monda sin suelo. Dos sentencias anulan el suelo de las hipotecas de dos vecinos de Monda.
28 febrero, 2017
¿Quieres unirte al equipo de Ley 57 Abogados?
1 marzo, 2017
vivienda

El Juzgado de Primera Instancia   número 7 de Marbella ha dictado una sentencia, en un asunto defendido por Ley 57 Abogados, pionera en Málaga al anular el índice de referencia IRPH de una hipoteca, además de eliminar del contrato otras cláusulas abusivas como el tipo de interés mínimo (suelo), el interés de demora o el vencimiento anticipado.

El IRPH es un índice de referencia que existe en miles de hipotecas, que, al contrario que el EURIBOR (hoy en negativo), nunca ha estado por debajo del 1,8% (hoy 1,93%)

Mientras que el Euribor es el tipo al que las entidades financieras formalizan préstamos entre sí en la zona del mercado interbancario de la moneda europea, en otras palabras, es un valor que se alcanza por la media en la que  bancos Europeos se prestan dinero entre si, el IRPH es la media obtenida a partir de los tipos medios de interés de los préstamos hipotecarios con un plazo superior a tres años que han sido concedidos por las entidades durante el mes (incluido por tanto su propio  margen de beneficios)

En la sentencia la jueza considera que al cliente no se le ofreció la referencia a otro índice, no se le explicó en qué consistía, y no se le plantearon distintos escenarios de evolución de su préstamo entre las diferentes opciones que el representante del banco reconoció que existían.

La sentencia no acepta el argumento esgrimido por el subdirector del banco que explicó que “ no se le explicó porque el cliente no preguntó” al tiempo que reconoció no saber cómo funcionaba el IRPH.

Respecto a la cláusula suelo, la sentencia la “expulsa” del contrato, y al igual que con el IRPH lo hace con efecto retroactivo, otorgando un plazo para que la entidad recálcale el préstamo sin ambas cláusulas.

También elimina el interés de demora del 22,5% y la cláusula que permitía al banco dar por vencido el préstamo por impago de “alguna” de las cuotas, considerando nulos ambos apartados.

Una sentencia que da la razón a quienes sostenemos que las malas prácticas bancarias se extendieron en contra de la gente que de buena fé acudía a un banco para financiar sus proyectos de vida.

TE LLAMAMOS GRATIS!

A %d blogueros les gusta esto: