Entrevista con Sara Molina. Te presenta El Abogado 3.0

A punto de salir al mercado su libro, Sara nos dedicó unos minutos de su apretada agenda para contestar algunas preguntas.

Hola Sara, y gracias por atendernos. Estás terminando tu primer libro en formato papel… “El abogado 3.0”, Dime ¿Qué te animó a lanzarte?

Muchas gracias a vosotros, y gracias a Carlos Cómitre por creer e impulsar este proyecto. El abogado 3.0 es más que pura terminología, es la ilusión y la pasión por compartir, por querer prestar un mejor servicio para nuestros clientes y por adaptarnos al mundo tecnológico sin perder el corazón y la esencia de nuestra profesión.

Hasta ahora había escrito en blogs, Redes Sociales… ¿Por qué en papel?

Desde mi infancia, siempre esperaba ansiososa a que me regalaran un libro nuevo y oler su aroma: el papel, la tinta, emocionarme según iban pasando las páginas…

Ya han pasado bastantes años y esos libros siguen en mi estantería y me encanta reelerlos.

Creo que el libro de papel y el digital deben convivir.

He tenido ocasión de leer el previo y veo que habéis conseguido un libro peculiar, muy interactivo…

Si, la verdad es que gracias al diseño y las nuevas tecnologías, somos capaces de dar un vuelco de 360 grados a lo que entendemos como libro. Gracias a los códigos QR el papel interactúa con el lector, y cada página te enseña más que lo que está escrito.

¿Crees que la abogacía ha cambiado o que debe cambiar?

El cambio en nuestro sector se lleva produciendo aunque de una forma paulatina. En mi opinión las nuevas tecnologías deben aplicarse en la Comunicación y son imprescindibles para el Abogado 3.0 y para el cambio social. El ser influencers nos da la responsabilidad de tener voz en el mundo online, además de diferenciarnos y generar negocio.

Así que, sí, debemos cambiar pero sin perder de vista nuestra responsabilidad de hacer del mundo un lugar mejor.

Tu profesión se queja de que la gente va al médico con dinero y al abogado no ¿Qué puede hacer un abogado para hacer valer su trabajo y cobrarlo?

Aunque a veces no lo parezca los abogados dormimos, tenemos familia y comemos como el resto de los mortales y necesitamos para ello tener ingresos.

Las «odiadas» Tasas Judiciales han incrementado un problema que ya, en menor medida, existía en el mundo de la Abogacía, como son los impagos de minutas por parte de los clientes (cosa muy diferente de aquellos servicios que prestemos de manera deliberada y gratuita como parte de nuestra RSC).

Pero,¿Si nosotros vamos al supermercado o al dentista vamos sin dinero? Una cosa es que queramos tener un detalle y por una determinada consulta al cliente no le cobremos (aunque mi experiencia me dice que por desgracia, lo que no se paga no se valora), pero otra cosa muy diferente es que nuestros servicios los prestemos siempre “por amor al arte”.

Por lo que creo que debemos diferenciarnos no por el precio sino por nuestro servicio especializado, profesional y cercano, de esta manera nuestro trabajo hablará por si sólo de nuestro valor como abogados.

Nos cuentas en el libro que la crisis ha provocado el cierre de miles de despachos…

Si efectivamente tal y como cuento en el libro hasta el año 2008 el sector de la abogacía representaba el 1,6% del PIB en nuestro país y había generado un volumen de negocio de más de 10.000 millones de euros. Pero la crisis económica desplomó estas cifras.

Los nuevos abogados formamos parte de la “generación del esfuerzo, el talento y la pasión” y el marketing puede ayudarnos a diferenciarnos de nuestra competencia y atraer nuevos clientes teniendo en cuenta la situación de nuestro sector y las nuevas oportunidades.

Hay muchos abogados que son ajenos al movimiento 3.0 ¿Cómo les convencerías?

El movimiento 3.0 es una expresión que se utiliza para describir la evolución del uso de las nuevas tecnologías en la gestión de nuestro despacho y en la interacción de las personas en internet que crece día a día sobre todo a la hora de buscar opiniones, servicios, soluciones…. Los abogados tenemos la información que ellos buscan, sólo tenemos que aprender a hacerla más cercana y entendible.

¿Qué puede aportar tu libro al abogado “clásico”?

Ya he contado en más de una ocasión aquella anécdota que le paso a una amiga mía abogada, madre de una niña de 9 años, que le cogió el código civil de encima de la mesa y le dijo: “Mami, esto ¿qué es? ¿Un libro de tweets?.

Esta nueva generación ha nacido ya, entendiendo este nuevo entorno y no pasarán muchos años para que los llamados “nativos digitales” (personas que han nacido dentro de la era de internet) se conviertan en clientes.

El 3.0 supone un cambio de actitud, basándonos en los medios tradicionales o clásicos pero abriéndonos a nuevos canales existentes de comunicación para continuar con nuestra labor.

¿Y al abogado que empieza? Porque siempre has trabajado con abogados jóvenes…

Si el futuro de la abogacía está en sus manos, y los valores de nuestra sociedad serán defendidos el día de mañana por ellos.

Muchos son ya los nativos digitales de los que hablaba, y su esfuerzo, su ilusión y pasión dan un sentido innovador a nuestra profesión.

¿Qué crees que te ayuda más, Tu experiencia en un gran despacho, tu formación en marketing jurídico o el trato diario con la profesión?

Las tres cosas, no podría elegir entre ellas. Dicen que somos resultado de lo que vivimos y hacemos y así es, pero si tuviera que elegir, el trato con el cliente quizás es lo que me ha enseñado y me enseña diariamente las mayores lecciones.

¿Cómo definirías este proyecto en 140 caracteres?

“Actualizate y no te quedes atrás compartiendo la pasión por nuestra profesión #abogado3puntocero”, me sobran caracteres.. y al a vez me faltan para dar las gracias a todos los que estáis apoyando día a día, personal y virtualmente a Marketingnize.

Gracias. Te seguiremos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *