Entrevista con Excmo. Sr. D. Nielson Sánchez Stewart

ENTREVISTA A NIELSON SÁNCHEZ STEWART

 

 

 

Nos atiende nuestro autor, Nielson Sánchez Stewart, no sólo por asumir la obligación deontológica que defiende como principio de la abogacía (que al fin y al cabo no le visitamos como abogados), si no porque su despacho está abierto siempre al que le necesite. Serio, cortés, siempre con traje aunque la temperatura sea elevada, encuentra el observador tras las gafas que le caracterizan una mirada profunda que se clava en el entrevistador, en el marco de un despacho de corte clásico, frente a una mesa bien organizada, y ante una conversación que se presume larga

 

E.- Gracias por atendernos ante todo. Entre Madrid, y Londres siempre tiene una agenda complicada. ¿Encuentra tiempo para leer el BOE?

 

N. no hay más remedio. Se me ha hecho una costumbre y últimamente abro la página con ilusión.

 

E.- El BOE ya lo lee en versión digital, pero ¿el resto de la prensa?

 

N. no soy un gran lector de prensa. Aprovecho para ponerme al día cuando viajo. Leo en versión digital pero prefiero la impresa. Con los libros, en cambio, no me sucede esto. Me encantan los libros en el ordenador o en la tableta.

 

E.- No tiene (todavía) presencia en redes sociales, Twittter… ¿El mundo va más rápido que el abogado?

 

N. no hay duda. Pero creo que no soy el más atrasado de mis colegas. Creo que para estar en las redes sociales hay que disponer de tiempo y de paciencia.

 

E. Hace poco en un artículo publicado en el SUR recogía unas palabras de nuestra autora Sara Molina (Si no te mueves el mundo se mueve sin ti) ¿Ha leído ya “El abogado 3.0”?

 

N. sí, gracias a la amabilidad de mi amigo Carlos Cómitre. Es un buen libro aunque quizá demasiado técnico para mí en el estado actual de mis conocimientos. Pero lo recomiendo porque hay que progresar.

 

E. Coincide en la editorial con autores muy jóvenes como Sara Molina, (El Abogado 3.0), Celia Rueda (¡Adáptate a la LOPD!), Ana Belén Ordóñez (“La modificación de medidas”), parece que se ha contagiado de juventud al escribir “Abogados y Prevención de Blanqueo de capitales”.

 

N. la juventud –que es un mal que se quita con el tiempo- no se mide por el lapso que ha transcurrido desde el día que naciste hasta el de hoy sino que se compone de muchos otros factores, entre ellos, el plazo que te queda desde hoy hasta cuando pases a mejor vida. Un plazo indefinido pero cierto.

 

E. Se ve que la experiencia en Marbella sobre este asunto le llevó a especializarse en este tema. ¿Le preguntaban mucho antes de escribir el libro?

 

N. la prevención del blanqueo que tanto nos afecta a los Abogados es un tema del que nadie quiere saber y por las experiencias vividas en esta ciudad, he llegado a la conclusión que nos guste o no, tenemos que vivir con él. Llevo diez años estudiándolo, trasmitiendo mis conocimientos y presidiendo la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales del Consejo General de la Abogacía Española donde trabajamos mucho.

 

E. Y ahora ya hay un reglamento de la ley, que supera las expectativas de las obligaciones de los abogados…

 

N. no hay duda que el Reglamento aliviará la carga de la mayor parte de los Abogados eliminando muchas exigencias administrativas exageradas, la mayor parte de las veces, para un despacho de pequeñas dimensiones. Pero ¡cuidado! Las obligaciones de diligencia debida siguen siendo las mismas: conocer al cliente, seguir la pista del dinero, archivar la documentación pertinente, comunicar los indicios o certeza del blanqueo y abstenerse de actuar.

 

E. Han tardado cuatro años en hacerlo ¿Qué destacaría del Reglamento de la Ley 10/2010 de Prevención del Banqueo de Capitales?

 

N. en los últimos meses hemos visto tres versiones del proyecto. Además de la reducción de exigencias administrativas, destacaría la posibilidad de crear un órgano centralizado de prevención en la Abogacía con plenas facultades, un empeño que nos anima y que ha estado a punto de transformarse en imposible en una de las versiones del proyecto.

 

E. ¿Lo veremos pronto en una nueva edición de su libro?

 

N. vamos a tener que hacerlo. El tema del blanqueo está en permanente evolución y en la primera edición del libro se cita el proyecto de reglamento en su segunda versión que era la que se conocía cuando editamos.

 

E. El libro lo presenta el 3 de Junio en El Corte Inglés de Málaga. ¿Qué avanzaría a los posibles asistentes?

 

N. que la prevención del blanqueo ha venido para quedarse y que no tenemos más remedio, si queremos ejercer tranquilamente de conocer la normativa y aplicarla aunque sea incómodo.

 

E. ¿Qué ha dejado fuera el reglamento sobre lo esperado?

 

N. la extensión a los despachos que son pequeñas empresas más que microempresas…

 

E. ¿Los abogados deben preocuparse por las sanciones?

 

N. las sanciones son de cuantía importantísimas. Por una infracción leve se puede imponer una sanción de 6000 euros y por una muy grave, ya no le cuento.

 

E. ¿Afecta a todos los abogados o sólo a los que tienen relación con operaciones inmobiliarias?

 

N. los Abogados somos sujetos obligados cuando participamos, asesorando, diseñando o realizando operaciones inmobiliarias, societarias o financieras o representamos a un cliente. En resumidas cuentas, cuando asistimos a un cliente en la constitución de una sociedad, en un aumento de capital, en la compra de un piso, en la constitución de una hipoteca, en la apertura o gestión de una cuenta bancaria…

 

E. Al abogado que empieza le parecen muchas las obligaciones en materia de Prevención de Blanqueo, Protección de Datos, mil sanciones acechan … ¿No parece que estemos ante una profesión de riesgo?

 

N. no hay duda. Lo he publicado utilizando esa misma expresión.

 

E. No se si habrá leído un libro de Miquel Roca Junyent “Sí, Abogado” donde habla de cosas que no le enseñaron en la universidad. ¿Se queda corta la Universidad en la preparación del Abogado?

 

N. las Universidades no preparan Abogados, ni Jueces, ni Fiscales. El problema es que hasta hoy se puede ejercer sin mayor preparación adicional. Esto está variando, tímidamente con el máster de la Abogacía y con el examen de acceso. Pero la “oposición” para ser Abogado se hace en la calle.

 

E. Se ha lanzado a escribir en una editorial que presume de no poner “Antecedentes históricos en sus libros”, ¿no cree que pueden tacharle de “poco académico”?

 

N. Igual sí. Yo soy Académico de la Real de Jurisprudencia y Legislación y para evitar críticas en la primera página del libro digo que es simplemente un manual sin pretensiones académicas sino prácticas.

 

E. Viendo su biblioteca no se si leerá libros en formato electrónico ¿Veremos pronto su manual en ese formato?

 

N. depende de mi editor, claro.

 

E. Volviendo al tema de su libro, Marbella parece ser un lugar especialmente vigilado por las Autoridades en materia de Prevención de Blanqueo de Capitales. Sin embargo algunos casos de nombre de “Ballena” se quedaron en “boquerón”. ¿Mucho ruido y pocas nueces o los abogados siempre saben cómo librarse?

 

N. aquello fue un escándalo. Se trató de dar un ejemplo similar al de Lola Flores y al final se estableció lo que había y nada más.

 

E. ¿Qué recuerda de aquellos días de tanta policía fuertemente armada en Marbella?

 

N. yo era Decano del Colegio de Abogados por aquel entonces y me personé en el despacho que estaba siendo objeto de registro para velar por el secreto profesional. El Magistrado no me dejó entrar, lo que no he entendido nunca. Una señora que estaba fuera me preguntó al ver el despliegue de las fuerzas de orden si había detenido a Bin Laden…

 

E. La lectura de su libro puede asustar por la carga de obligaciones del abogado, pero no es fácil entender a qué casos debe de renunciar…

 

N. he tratado de no asustar a nadie. Los Abogados sabemos –o debemos saber-cuando hay que apartarse de un asunto turbio.

 

E. Se escucha que han comenzado inspecciones a despachos de abogados. ¿Debemos temerlas?…

 

N. dependerá del grado de cumplimiento de las normas. Tenemos una espada de Damocles sobre nuestras cabezas porque es muy difícil cumplir cabalmente. Es como la normativa de tráfico.

 

E. Gracias por atendernos. Quien siga sus recomendaciones (en el libro) podrá dormir más tranquilo, o al menos contará con mayor seguridad jurídica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *